TIRANUELOS Y OTROS HIJOPUTAS

  Cuesta mantener algo de compostura o serenidad en medio de tanto desmadre por todos lados y a cada rato. La cordura es puesta a prueba con machacona insistencia; su temple testeado de la más diversa manera y así como incierto es cada resultado, también incierta es su fecha de caducidad. La razón convertida en lastre merced al rocambolesco articular de los funambulistas de la palabra y el discurso políticamente correcto es arrinconada, vapuleada, escarnecida por lo fátuo del chiste fácil y la transa ignominiosa . Entonces la razón, maltrecha, yace en la cuneta del devenir cual perro atropellado.

               Chapoteamos con denuedo —algunos— otros con frívola indiferencia, en un lodazal de incertidumbres que lejos está de adquirir la consistencia suficiente que permita al terrícola común y corriente—a tí, a mí, por ejemplo—, asentar los piés en algo de terreno medianamente firme y poder dar pasos en pos de algo que no sea la mediocridad rampante o poner distancia entre ella y los sueños que alguna vez se tuvo.

Visto de esa manera, no es necesario un gran destello de inspiración para concluir que nada halagüeñas son las perspectivas que hay de aquí a la adultez de nuestros nietos, por poner un caso. Y esto es apremiante, ominoso. Inevitable.

  Cuando niño, sentí­ la más grande amenaza a mi mundo—al mundo de todos—, encarnada en la Crisis de los Misiles del ’62. El tránsito a mi adolescencia y juventud transcurrió en medio de la Guerra Fría: dos visiones totalmente contrapuestas del mundo en que deberíamos apacentar nuestras esperanzas tironeándonos sin disimulo y con mucho entusiasmo, recursos y un tendal de muertos jalonando los caminos de la Historia. Se suponía que para el entonces mítico año dos mil estaríamos viviendo en soberana paz —al menos esa era la idea que rondaba nuestras ilusiones juveniles— rodeados de los mil y un artilugios que las ciencias habrían puesto a nuestro alcance para hacer aún más felices nuestras vidas ¡Que desencanto! Como en alguna parte leí: «Salir al patio para ver el arcoiris y caer fulminado por un rayo». No hay que ser muy perspicaz para notar lo lejos que estamos de siquiera conseguir un poco de paz interior.

Tiranos, tiranuelos, reyes y emperadores, sátrapas de cuello, corbata y modales versallescos, dictadores y generales tercermundistas viviendo civilizadamente sus exilios en algún chateau . Simples porquerizos devenidos en gobernantes ¡Hijoputas por convicción y doctrina! ¡Qué arcada del destino les ha entronizado! ¡Qué siniestra morisqueta de algún dios con torcido sentido del humor les ha dado corona de  preeminencia sobre el resto! ¡Malditos y recontra malditos, nuevamente tenís al mundo con el culo agarrado a dos manos y éste no se ha dado cuenta o no quiere hacerlo! Estamos  como aquellas ranas que, para ser cocinadas, se las pone en agua fría y de a poco se les aumenta la temperatura para que se queden tranquilas y acaben con guarnición al uso en la mesa del delectador a que alude Silvio.

La corrección política enarbolada y hecha articulo de fé que no admite disenso por los nuevos Torquemada nos tiene jodidos, constreñidos, arrinconados y no hay vuelta atrás, sobra decirlo.

Así que cada cual agarre la cruz que crea conveniente a sus merecimientos y/o fuerzas and hit the road Jack!, al otro lado de la colina nos vemos.

©Pangolín Insomne 2022.-

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.