DEL TENER QUE ESTIRAR LA PATA

Y entonces, repentinamente conscientes y abiertos los ojos de par en par a la luz de la verdad, comprendemos al fin que sólo somos un átomo en el Universo. Un torpe e ilimitado átomo. Entonces, ¡mira tú!, aparece la tranquilidad. La inmensa paz que proporciona el saber que llegado el momento simplemente cesarán nuestras funciones, nos iremos profunda e irreversiblemente a negro y desapareceremos abandonando el chat. Mutis por el foro.

Hacerlo entre una ovación o abucheos, lógico, dependerá siempre qué tan mierdas hayamos sido. O no

http://www.pexels.com

Desapareceré y nunca más me dolerán las muelas. Nunca más llegaré tarde al trabajo. Podré soltar mi cuerpo por la borda devolviendo a Mamá Natura lo que me prestó para hacer una vida sobre este erial siempre amenazante y las más de las veces incomprensible. Nunca más un nunca más o un siga participando. En este sublime trance—¡justo ahora!— nadie más que yo juzgará lo que hice o dejé de hacer. Las veces que dejé una mano tendida esperando o aquellas otras en que no correspondí con una sonrisa el gesto del prójimo e importará un carajo si fuí bueno o malo. No estaré allí para enterarme, en todo caso. Si cumplí con Hacienda o si empuñé un arma. Si fuí un digno pasajero de esta esfera azul perdida entre miles de millones de objetos estelares o un redomado hijoputa.

Todos somos y seremos iguales ante la muerte, nadie se salva. Nadie nos juzgará. Todo desaparecerá irremisiblemente, incluso este trozo de rocas y hielo plagado de grandezas, miserias y miserables, perdido en la inconmensurable vastedad del cosmos.

Ni cielo ni infierno ni culpas; sólo sombras que cubrirán con un manto bienhechor de olvido por siempre jamás y por los siglos de los siglos lo que alguna vez y por una simple casualidad, fuimos.

¿ Puede haber algo más consolador?

© Pangolín Insomne 2022.-

2 comentarios sobre “DEL TENER QUE ESTIRAR LA PATA

    1. Cuando se llega al convencimiento que es un hecho inevitable, hagas lo que hagas y seas quien seas, asumiendo además que es una cita irrenunciable e impostergable, aunque no venga con una fecha y hora precisas, estarás allí de cuerpo presente.
      Claro, es atemorizador el pantallazo azul porque no hay opción de reinicio 😉

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.